¿Llegó el momento de las marcas humanas?

¿Llegó el momento de las marcas humanas?

¡Claro que sí!

Ante los cambiantes paradigmas que vivimos gracias a la hiperconectividad, la saturación de información y el protagonismo de un consumidor Smart (prosumidor), hoy las marcas deben dejar de vender productos y servicios para ofrecer experiencias que den como resultado memorias insuperables por sus competidores. Ahora las marcas tienen que estar centradas en lo emocional, entender a la perfección a sus audiencias dejando de lado el sentido estético para tener un sentido ético que vaya en profunda sintonía con los problemas y retos actuales de la sociedad. ¿Para qué? Para ser marcas preocupadas genuinamente por las personas.

Así es como surge la era de las marcas humanas.

¿Cómo es que un negocio concebido para generar dinero puede ser humano al mismo tiempo?. He ahí la clave, los negocios como los conocemos deben evolucionar y deben entender que los beneficios económicos son consecuencia de una búsqueda incansable por relacionarse y ayudar a sus audiencias. Deben entender que como marcas están aquí para aportar al sentido de identidad y de propósito de audiencias cada vez más hambrientas de que alguien los entienda.

Por esto hoy queremos darte 5 aspectos que debes considerar para humanizar a tu marca,  con los cuales serás capaz de  generar relaciones y memorias con tus audiencias, para pasar de tener clientes a tener creyentes de tu proyecto.

1. Tu marca tiene un propósito, defiéndelo.

Las marcas humanizadas se guían por un sentido de propósito que va más allá de solo realizar negocios. Tienen una creencia que defender, un rol de impacto que las responsabiliza para diario interactuar y servir a sus audiencias. Bajo este sentido de propósito es que guían su forma de actuar, de comunicar y de contribuir a la identidad de sus audiencias.

2. Pon a la persona al centro de la estrategia.

Humanizar una marca significa poner al centro a la persona; por sobre toda política, procedimiento o interés. Solo así se podrá lograr un nivel de empatía y conexión emocional.

 «Si dices que te preocupa la gente. Haz que realmente te preocupe la gente”

Cuando ponemos a las personas al centro de la estrategia de la marca, automáticamente nos volvemos marcas conscientes por lo que están sintiendo nuestros stakeholders, entendiendo lo que necesitan. Desde esta perspectiva, será más factible generar soluciones que no solo atiendan a un problema, sino que también conecten con el sentido de propósito e identidad de nuestros públicos.

3. Enamora para diferenciarte poderosamente

Te pueden copiar tus productos o servicios, incluso pueden intentar copiar los mensajes y estrategias que busques implementar, pero lo que no pueden copiar es como hagas sentir a las personas que interactúan con tu marca.

“Enamorar a los clientes se vuelve el diferencial más poderosos para las marcas”

Por eso enamorar a las audiencias es vital para estar presente en la mente de tus públicos, pues no hay nada más humano que producir la emoción del amor, y aunque pueda sonar cursi o romántico, es precisamente a lo que todos los seres humanos aspiramos; queremos no solo alguien que nos entienda, sino que nos haga sentir bien y nos impulse a ser mejores.

4. Son congruentes y coherentes desde el interior hacia el exterior

Las marcas se comunican de adentro hacia afuera y no podemos hablar de emocionar a las audiencias y de generar grandes experiencias si esto no lo vivimos primero al interior de la organización.

Puedes tener grandes campañas al exterior, invertir mucho en proyectar una imagen atractiva para tus audiencias externas, pero para tener una correcta humanización debemos ser congruentes y coherentes con aquellos que viven el 100% de la realidad de la marca; así es, nos referimos a tus colaboradores. No hay nada más lamentable para una marca que sus colaboradores vean que el propósito que defienden no se cumple al interior de la empresa.

Por otro lado cuando nuestro propósito se siembra desde el interior y se experimenta de forma congruente, nuestros colaboradores se vuelven voceros y embajadores de la marca de forma genuina. Entonces… ¿a quién le crees más? ¿A una página web o a una persona con experiencia propia?

5.- El negocio es una consecuencia y no un fin.

Para las marcas humanas, su razón de ser no radica en un intercambio de servicios y/o bienes por dinero, ya que esto es una consecuencia de creer en algo mayor, de tener en su ADN el ayudar y servir a través de su forma particular de hacer las cosas. Las marcas humanas quieren ayudar son marcas agricultoras de relaciones y no de transacciones. Estas marcas quieren trascender ayudando e impactando a sus audiencias bajo una entrega incondicional de valor agregado, ganándose un lugar en este mundo sobresaturado de opciones.

Como puedes ver, las marcas humanas son marcas que rompen paradigmas, pues al estar totalmente comprometidas con la gente, buscan la manera de reinventar la forma de hacer negocios y de entender a sus audiencias.

Hoy ha llegado su momento, ya que estas marcas serán las que tracen la nueva forma en la que nos relacionamos, e incluso, en la redefinición de nuestro propósito como personas.

Por eso hoy te invitamos a que busques ese sentido de propósito que te hará grande y que puedas darle la vida que tu marca merece pues definitivamente no importa lo que digas sobre tu marca, sino lo que significas para tus clientes, y si a estos clientes los transformas en creyentes, tendrás un diferencial tan poderoso que podrá trascender en el tiempo.

¿Llegó el momento de las marcas humanas? ¡Claro que sí!

Ante los cambiantes paradigmas que vivimos gracias a la hiperconectividad, la saturación de información y el protagonismo de un consumidor Smart (prosumidor), hoy las marcas deben dejar de vender productos y servicios para ofrecer experiencias que den como resultado memorias insuperables por sus competidores. Ahora las marcas tienen que estar centradas en lo emocional, entender a la perfección a sus audiencias dejando de lado el sentido estético para tener un sentido ético que vaya en profunda sintonía con los problemas y retos actuales de la sociedad. ¿Para qué? Para ser marcas preocupadas genuinamente por las personas.

Así es como surge la era de las marcas humanas.

¿Cómo es que un negocio concebido para generar dinero puede ser humano al mismo tiempo?. He ahí la clave, los negocios como los conocemos deben evolucionar y deben entender que los beneficios económicos son consecuencia de una búsqueda incansable por relacionarse y ayudar a sus audiencias. Deben entender que como marcas están aquí para aportar al sentido de identidad y de propósito de audiencias cada vez más hambrientas de que alguien los entienda.

Por esto hoy queremos darte 5 aspectos que debes considerar para humanizar a tu marca,  con los cuales serás capaz de  generar relaciones y memorias con tus audiencias, para pasar de tener clientes a tener creyentes de tu proyecto.

1. Tu marca tiene un propósito, defiéndelo.

Las marcas humanizadas se guían por un sentido de propósito que va más allá de solo realizar negocios. Tienen una creencia que defender, un rol de impacto que las responsabiliza para diario interactuar y servir a sus audiencias. Bajo este sentido de propósito es que guían su forma de actuar, de comunicar y de contribuir a la identidad de sus audiencias.

2. Pon a la persona al centro de la estrategia.

Humanizar una marca significa poner al centro a la persona; por sobre toda política, procedimiento o interés. Solo así se podrá lograr un nivel de empatía y conexión emocional.

 «Si dices que te preocupa la gente. Haz que realmente te preocupe la gente”

Cuando ponemos a las personas al centro de la estrategia de la marca, automáticamente nos volvemos marcas conscientes por lo que están sintiendo nuestros stakeholders, entendiendo lo que necesitan. Desde esta perspectiva, será más factible generar soluciones que no solo atiendan a un problema, sino que también conecten con el sentido de propósito e identidad de nuestros públicos.

3. Enamora para diferenciarte poderosamente

Te pueden copiar tus productos o servicios, incluso pueden intentar copiar los mensajes y estrategias que busques implementar, pero lo que no pueden copiar es como hagas sentir a las personas que interactúan con tu marca.

“Enamorar a los clientes se vuelve el diferencial más poderosos para las marcas”

Por eso enamorar a las audiencias es vital para estar presente en la mente de tus públicos, pues no hay nada más humano que producir la emoción del amor, y aunque pueda sonar cursi o romántico, es precisamente a lo que todos los seres humanos aspiramos; queremos no solo alguien que nos entienda, sino que nos haga sentir bien y nos impulse a ser mejores.

4. Son congruentes y coherentes desde el interior hacia el exterior

Las marcas se comunican de adentro hacia afuera y no podemos hablar de emocionar a las audiencias y de generar grandes experiencias si esto no lo vivimos primero al interior de la organización.

Puedes tener grandes campañas al exterior, invertir mucho en proyectar una imagen atractiva para tus audiencias externas, pero para tener una correcta humanización debemos ser congruentes y coherentes con aquellos que viven el 100% de la realidad de la marca; así es, nos referimos a tus colaboradores. No hay nada más lamentable para una marca que sus colaboradores vean que el propósito que defienden no se cumple al interior de la empresa.

Por otro lado cuando nuestro propósito se siembra desde el interior y se experimenta de forma congruente, nuestros colaboradores se vuelven voceros y embajadores de la marca de forma genuina. Entonces… ¿a quién le crees más? ¿A una página web o a una persona con experiencia propia?

5.- El negocio es una consecuencia y no un fin.

Para las marcas humanas, su razón de ser no radica en un intercambio de servicios y/o bienes por dinero, ya que esto es una consecuencia de creer en algo mayor, de tener en su ADN el ayudar y servir a través de su forma particular de hacer las cosas. Las marcas humanas quieren ayudar son marcas agricultoras de relaciones y no de transacciones. Estas marcas quieren trascender ayudando e impactando a sus audiencias bajo una entrega incondicional de valor agregado, ganándose un lugar en este mundo sobresaturado de opciones.

Como puedes ver, las marcas humanas son marcas que rompen paradigmas, pues al estar totalmente comprometidas con la gente, buscan la manera de reinventar la forma de hacer negocios y de entender a sus audiencias.

Hoy ha llegado su momento, ya que estas marcas serán las que tracen la nueva forma en la que nos relacionamos, e incluso, en la redefinición de nuestro propósito como personas.

Por eso hoy te invitamos a que busques ese sentido de propósito que te hará grande y que puedas darle la vida que tu marca merece pues definitivamente no importa lo que digas sobre tu marca, sino lo que significas para tus clientes, y si a estos clientes los transformas en creyentes, tendrás un diferencial tan poderoso que podrá trascender en el tiempo.

Artículos relacionados
¿Llegó el momento de las marcas humanas?

¿Llegó el momento de las marcas humanas?

Una nueva época necesita de marcas transformadas, llenas de propósito, llenas de emociones y sobre todo, llenas de humanidad. …

   ComintMexico

 

I.M. Altamirano 100

5 de Mayo, 50090 Toluca, México

722 210 7216

descubre@comintmx.com

¿Quién eres tú?

¿Quiénes somos nosotros?

¿Qué hacemos?

Blog

Contáctanos

 

   ComintMexico

 

I.M. Altamirano 100

5 de Mayo, 50090 Toluca, México

722 210 7216

descubre@comintmx.com

 

Aviso de privacidad/Todos los derechos reservados